Potencia y par

Potencia y par motor

Potencia y par Motor

A menudo, observamos que los aficionados del motor no tienen bien clara la diferencia entre una definición y otra. Por ello, con este artículo trataremos de explicar brevemente cada concepto.
Par motor (M):
Aunque se podría dar una explicación más técnica de qué es el par, daremos una más fácil y entendible. Básicamente, podríamos decir que el par es el mismo concepto de fuerza, pero aplicado a un movimiento giratorio (el del cigüeñal), en lugar de rectilíneo. El par es una "fuerza de giro" y tiene unidades de momento de fuerzas [N*m].
 Pongamos un ejemplo fácil. Si fuerza es lo que necesitamos para arrastrar un bloque de piedra por el suelo, par sería lo que necesitaríamos para mover la rueda de un molino.
¿Cuál es la diferencia entre ambas? Pues que en el primer caso sólo es necesario la fuerza de nuestros músculos, mientras que para mover la rueda de molino, además de fuerza [Newtons] es muy importante la distancia [metros] a la  que está aplicada respecto del eje de giro.
Potencia (P):
La potencia es una magnitud que mide la capacidad para realizar un trabajo en un tiempo determinado. Matemáticamente, es el resultado de dividir trabajo por tiempo.
Una de las formas de definir potencia, y la más interesante en nuestro caso, es como el producto de dos magnitudes, una es el par (M) y otra es el régimen de giro (n).
P = M * n
Es esta la mejor definición para el caso de un motor ya que para calcular la curva de potencia en un banco lo que se hace es calcular el par motor a carga máxima para cada régimen de giro y, posteriormente, multiplicar ambas magnitudes para así obtener la curva de potencia. Aunque estemos muy acostumbrados a utilizar el caballo de vapor (CV) como medida de potencia, la más sencilla
es seguir el sistema internacional y utilizar el Watio [W]

¿En qué se traducen el Par y la Potencia en las prestaciones de un coche?
Vista la definición del par y de la potencia en lo que respecta a los motores, estamos en condiciones de saber qué ocurre desde que el movimiento se genera en el motor, hasta que acaba en el suelo, acelerando al coche o tirando de una caravana o remolque.
A la salida del motor nos encontramos con la caja de cambios. La caja de cambios no es ni más ni menos que un convertidor. Convierte una velocidad y fuerza de giro a la entrada, en otra velocidad y fuerza de giro diferentes a la salida. Todos sabemos que cuando un coche no puede subir una cuesta en 5ª, reducimos a 4ª. Esto provoca que el coche transmita más fuerza al suelo, aunque sacrificamos en ello parte de la velocidad que llevábamos. A cualquier régimen del motor, digamos 3.000 rpm, en 4ª transmitimos más fuerza que en 5ª, pero a menos velocidad.
Y esta es la clave de la cuestión. En todo momento, una transformación en la velocidad del movimiento, transforma también la fuerza del mismo. Se cumple que en todo momento (si despreciamos los rozamientos y las pérdidas), el producto de ambas magnitudes permanece constante. Esto es, si hacemos un cambio que duplica la velocidad, éste también divide por dos el par o fuerza de giro del movimiento. Por esto según subimos marchas, la velocidad se hace mayor, pero la fuerza se hace menor. Ahora ya comprendemos por qué un coche en 5ª acelera muchísimo menos que en 1ª, pero corre mucho más.
 
 
Solicitud de información

Por favor, introduzca sus datos personales y la consulta que desea realizar. Esta información será recibida a través de e-mail, para que pueda ser atendida adecuadamente.


He leído y acepto las condiciones de uso y la política de privacidad